Misión cumplida

Una mujer en el 25º aniversario de su matrimonio, cincuentona ella, con las carnes algo caídas, pero con mucha ilusión, se viste de lencería fina, con medias, ligas y tacones de aguja incluidos, entra insinuante en la habitación y se planta frente a su marido que está tirado mirando la tele:


-Cariño -dice la mujer- ¿te acordás cuando nos casamos, un día como hoy, hace 25 años me dijiste: Te voy a comer los pechos hasta secártelos. Te voy a tocar el culo hasta que se te caiga. Te voy a hacer el amor hasta que te vuelvas loca? ¿Y hoy no tenés nada que decirme?

El marido la mira de arriba a abajo y le dice:

-¡Misión cumplida!



Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales