La pelota

Chiste de amigos, Llega un cuate con el pie enyesado y otro le dice:

¿Qué te pasó, mano?
Es que estaba jugando fútbol y me cambiaron la pelota por una de fierro.
Hijole mano, ¿cómo te ha de haber dolido?
Hombre, el pie es lo de menos, hubieras visto                                     como quedó el que remató de cabeza.
Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales