Costumbre familiar.

Chistes largos, hombre, bicicleta, llover, refugio, casa, cenar.
Un tío esta paseando por el campo con su bicicleta nueva cuando ve que va a llover, así que decide buscar refugio y se dirige a una casa. Le abre un hombre muy amable que le invita a cenar. Cuando el ciclista entra en la casa, ve que esta llena de platos sucios por todas partes, y el de la casa le explica : 

- Si, vera, es que hace tiempo decidimos que lavaría los platos 
aquella persona que hablase durante la cena, y claro, ahora estamos todos dispuestos a lo que sea para no tener que fregar todas estas montañas. Por cierto, esto también le incluye a usted... 
Total, que se ponen a cenar y el ciclista, que esta impresionado 
por la cantidad de basura que hay por todas partes, decide hacer que alguien hable, y entonces le toca una teta a la hija mayor. 
Como nadie dice nada, este tío procede a levantarle las faldas y se la cepilla allí mismo, pero todo el mundo sigue callado, así que a continuación se dirige a la hija menor y la desvirga delante del resto de la familia. 
Pero nadie osa abrir la boca, de forma que el ciclista, mas decidido que nunca, se trajina a la madre, y de nuevo no se oye nada. 
El ciclista no sabe que hacer, y oye un trueno; entonces se acuerda de la bici y de que tiene que cubrirla de la lluvia, así que coge un papel, escribe una nota diciendo "Tiene vaselina ?" y se la da marido, que inmediatamente se levanta y dice : 
- Esta bien, yo fregare los malditos platos !!!


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales