Cura lleno de barro.

Chiste religioso, día, cruzar, conductor, barro, salpico, accidente.
Cierto día un cura iba a cruzar la calle cuando de pronto, un conductor que iba muy deprisa, le pasa muy cerca, tan cerca que lo salpicó todo al pisar por un charco de barro. 

El chofer se detiene para disculparse, y le dice: 
- Disculpe padre, no lo vi. 
- No hay cuidado hijo, a cualquiera le pasa, fue un accidente. 
- Pero padre, ¿no me va a decir nada? mire como lo dejé. 
- Pero claro que no, hijo, sólo te pido un favor. 
- Pero claro que sí, solo pídalo padre, solo pídalo. 
- Gracias hijo, solamente decile a tu mamá que cuando vuelva a parir me guarde un cachorrito!


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales