La monja y el taxista.

Chiste religioso, monja , taxi.
Va una monja caminando por la calle a las 12 de la noche y para a un taxi. 

La monja se sube al taxi, le dice la dirección y el taxi arranca. 
Durante todo el viaje, el taxista mira a la monja por el espejo retrovisor, la monja se da cuenta de esto y le dice al taxista: 
- Hijo, hay algo que quiera decirme? 
- Si madre, pero me da mucha vergüenza decirlo y no quiero ofenderla... - Responde el taxista
- No se preocupe, he escuchado muchas cosas en mi vida y no creo que me ofenda - dijo la monja
- Bueno, toda mi vida tuve la fantasía de tener sexo con una monja
La monja quedo atónita. 
- Eeeeeeeh... Pero, hay un problema, usted debe ser católico... - Dijo la monja, evitando la propuesta
- Sisisi, soy católico! 
- Y debe ser soltero... 
- Sisiissi! Soy soltero. 
La monja, nuevamente sorprendida, termino aceptando la propuesta. 
El taxista, emocionado, freno el taxi frente a un callejón. Ambos se bajaron e hicieron sexo como dos desquiciados. Cuando terminaron, el taxista se puso a llorar: 
- Que pasa, hijo mio? Acaso no estuvo bien? - Dijo la monja
- No, estuvo bien, pero he pecado madre. Soy judío y estoy casado! - Dijo el taxista
- No hay problema, yo no soy monja, soy gay y estoy yendo a la fiesta de disfraces de un amigo.


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales