Chistes de borrachos - Orejas a carne viva.

Iba caminando por la calle un borrachito y se encuentra con su compadre, y éste al ver que el borrachito tenía las orejas a carne viva le pregunta:
Chiste de borrachito, calle, compadre, orejas, teléfono, plancha, equivocación.
Pero, ¿qué te ha pasado compadre? 

Es que a mi esposa se le ocurrió dejar la plancha prendida, y sonó el teléfono y agarré la plancha por equivocación.

Pero, ¿y la otra? Y el borrachito le contesta:

El maldito imbécil volvió a llamar.


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales