Tecnología fantástica.

Chiste de autos, tecnologia,  moderna, hombre, dinero.
Hay problemas que hasta la más refinada tecnología los soluciona de la manera más simple.

Un hombre de mucho dinero decide comprarse un auto último modelo. Va a una agencia y ve lo que para él era el auto más hermoso que nunca había visto. El vendedor comienza a explicarle al señor los adelantos tecnológicos del auto.
- Este automóvil contiene los últimos adelantos en tecnología, por ejemplo, con este botón usted puede elegir la temperatura más agradable y con este otro adaptar la butaca a su forma de ubicarse en el auto que le resulte más cómoda, como así también la temperatura de la misma. Este automóvil tiene un sistema "GPS" que le permite saber en qué lugar exacto del mundo se encuentra, aparte, gracias al GPS el auto puede dirigirse donde Ud. quiera sin manejarlo. Porque aparte distingue el tránsito circulante, ya sean semáforos y/o peatones. Los cristales son fotocromáticos y anti-reflejos manejados por un sensor, también puede graduarlos en forma manual. Aparte el vehículo le avisa cualquier dificultad que tenga el motor, en forma puntual, si una de las cubiertas tiene menos aire que otra, si la alineación es correcta, si los amortiguadores están trabajando en forma óptima. También el vehículo tiene un sensor por voz. Si desea bajar los cristales, con solo decir "bajar cristales" estos se bajarán... y si tiene algún inconveniente que no sabe que sucede apriete este botón y el auto le dirá cuál es el problema a través de una voz computarizada.
El hombre enloquecido con el auto lo compra y sale a la ruta. Después de varios kilómetros el auto por su cuenta aminora la marcha, coloca las balizas y comienza a detenerse muy cuidadosamente al costado de la ruta hasta que frena por completo. Las puertas comienzan a abrirse y cerrarse solas durante varios segundos... y así en forma sucesiva, se abrían y se cerraban constantemente. El hombre, perplejo, no entendía que pasaba. Para él todo estaba en orden y se preguntaba por qué se había detenido solo el auto. Entonces recuerda que el vendedor le había dicho de aquel botón que le diría cuál era el problema en caso de no saber que sucedía. Aprieta ese botón esperando una respuesta... y una voz muy tranquila pero firme le dice:
¡¡¡QUE PEDO QUE TE TIRASTE HERMANO!!!


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales