Chistes de abogados - Malas artes.

Un señor reconocido por sus malas artes en los negocios, contrata a un abogado para que lleve un proceso judicial.
Chistes de abogados - Malas artes.

Al tiempo ganan el proceso y el abogado llama a su cliente y le dice:

– Le cuento que triunfó la ley y la justicia.

A lo que el cliente responde:

– ¡Apele abogado, apele!


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales