El legado del abuelo.

Chistes de ancianos, Un anciano millonario, muy enfermo, llama a su sobrino a la cabecera de su lecho:
- He decidido legarte toda mi fortuna.
- ¡Oh!, mucha gracias, ¿que puedo hacer yo por tí?
- Pues empieza por quitar el pie del tubo del oxígeno.

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales