Genio sin casa.

Chistes de genios-Viene un vagabundo caminando, cabizbajo y triste cuando de pronto, en el suelo, ve una lata de sardinas.
- Sin interrumpir su paso, le da un puntapié a la lata y sin esperarlo; sale un genio de adentro del envase y le dice: 
-¡oh! Vagabundo, por haberme salvado te concederé un deseo, pide. 
-El vagabundo, repleto de alegría le dice:¡genio!, yo quiero una casa bien grande, bien grande, con columnas de mármol y fuentes de... en eso el genio lo interrumpe: 
-¡Si hombre!!!, ¿Acaso no me ves a mí viviendo en esta lata de sardinas?.

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada