Joven exiliada a España.

Chistes varios
Una joven  se exilia en España y, para obtener la ciudadanía, acepta casarse en Madrid con Manolo, un torero.
Manolo está muy enamorado de la bella porteña, pero es muy conservador y en la noche de bodas se decepciona profundamente cuando comprueba que la muchacha no era virgen.
Muy enojado le reclama:
- ¿Por qué no me dijiste que no eras virgen?
A lo cual ella le reprocha:
- ¿Por que no me dijiste que tenías un solo testículo?
El torero, entonces, le responde indignado:
- ¡Mujer, que lo mio fue una cogida!!!
- ¿Y que te crees que fue lo mío? ¿Una pedrada?

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada