Viudo desesperado.

Chistes varios
Se le murió a uno la mujer, la estaba velando en el salón y tenía la caja abierta encima del comedor, y el tipo decía:
- ¡Ay Teresa! ¿Por qué te has ido?¡Ay Teresa, no me dejes solo Teresa! Teresa, llévame contigo donde vayas, Teresa! Teresa me quiero ir contigo amor mío!
En esto llegaron los de la funeraria, se pusieron a tapar la caja, y sin darse cuenta de lo que hacían, le clavaron al marido la chaqueta a la caja. Cuando llegó el momento del entierro, se echaron la caja al hombro y claro, el marido iba atado detrás y decía:
- ¡Teresa, Teresa, que era una broma, Teresa, Teresa...!


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada