Recién casados en el bosque.

Chistes de matrimonioUna pareja de recién casados pasea por el bosque y de pronto encuentran una cabaña de aspecto antiguo muy elegante, pero que parece estar abandonada y llena de misterio. Los esposos no resisten la curiosidad y se acercan y encuentran que la puerta está abierta. Se miran y sin decir una palabra deciden entrar a curiosear.
El interior está muy oscuro y cuando están tratando de encontrar una luz, sienten el ruido de un cristal que se rompe contra el piso, e inmediatamente se ilumina casa y ven una botella rota en el piso y frente a ellos, sentado en un cómodo sillón, a un hombre de aspecto distinguido.
-Discúlpenos señor -Dice el marido-. Creímos que era una casa abandonada y no resistimos la tentación de entrar...
-No hay nada que disculpar -Contesta el hombre del sillón-. Lo contrario, debo darles la gracias, la botella que acaban de romper fue mi prisión durante miles de años y ustedes acaban de liberarme.
-¡Quiere decir que usted es un genio? -Pregunta la chica un poco incrédula.
-Si, soy un Genio, y por haberme liberado puedo hacer cumplir tres deseos, uno para cada uno; primero la dama, enseguida el caballero, y por último yo. Pero debo advertirles que si alguno de los deseos no se cumple, los otros dos jamás se realizarán. 
-Fabuloso! -Dice la Dama-. Yo deseo viajar por todo el mundo en compañía de mi esposo por el resto de mi vida.
-Yo deseo tener mi cartera llena de dolares, todos los días durante el resto de mi vida -Dice el marido.
-Perfecto, ya están concedidos sus deseos -Dice el Genio extendiendo sus brazos en dirección a ellos.
Los dos esposos se abrazan emocionados, luego miran al genio y la chica pregunta:
-Señor Genio, ¿y su deseo cual es? 
Desde su sillón el genio observa detenidamente a la hermosa chica y dice:
-A mi encerraron en esa botella para evitar que me acostara con la mujer de mi vida; por eso durante los miles de años que estuve preso deseé tener sexo con la primera mujer que viera, así que mi deseo es acostarme contigo.
-Bueno mi amor -dice el marido-, considerando todo lo que vamos a tener, creo que lo que pide el señor Genio no es mucho, y además lo de él será una sola vez, y en cambio lo nuestro será para toda la vida....
Sin decir nada más y dándolo por aceptado, el genio toma a la chica por una mano y la conduce a una habitación, y está con ella algo más de cuatro horas. Al terminar, mientras se bañan, el genio sonriente le pregunta a la dama:
-¿Cuántos años tiene tu esposo?
-Treinta... -responde ella.
-¿Y no crees que ya esta como muy viejo para andar creyendo en GENIOS?

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada