La madre superiora

Chistes religiososHabía una madre superiora en un convento que cada noche llevaba una tina con agua a su celda, lo cual trajo curiosidad a las novicias que la habían visto y un día la espían por el cerrojo de la puerta y ven a la madre sentada sobre la tina y oyeron que decía... "te morirás de hambre pero no de sed".

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada