Autostop.

Chistes variosUn tipo está parado a la orilla de la carretera en medio de una oscura noche pidiendo autostop, a la vez que estaba cayendo una tremenda tormenta. Pasó un tiempo pero nadie se paraba. 
-La tormenta era tan fuerte que apenas si se alcanzaba a ver a unos 3 metros de distancia. 
-De repente vio como un coche que se acercaba lentamente y que al final se detiene.
-El señor sin dudarlo se sube al coche y cierra la puerta, mira y se da cuenta que nadie va conduciendo el coche. El coche arranca suavemente, mira hacia la carretera y ve que delante hay una curva. Asustado comienza a rezar. 
-El tipo no ha terminado de salir de su asombro, cuando justo antes de llegar a la curva se abre la puerta del chófer, entra una mano y mueve el volante en la curva. Paralizado del miedo y sin aliento se aferra con toda su fuerzas al asiento.
- Inmóvil ve como sucedía lo mismo en cada curva del camino. 
-La tormenta aumentaba su fuerza, el tipo sacando fuerzas de donde ya no quedaban, se baja del coche y se va corriendo hasta el pueblo más cercano, entra a el bar, pide dos coñacs y temblando aún les empieza a contar a todos lo que le sucedió. Como a la media hora llegan dos tipos todos mojados y le dice uno al otro: 
- Mira Juan allá esta el chistosito que se subió al coche cuando lo veníamos empujando...

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada