El ojo ciego.

Chistes variosEra un teniente del ejército que había perdido un ojo en la guerra, en su lugar llevaba uno de cristal. Cada noche guardaba su ojo en un vaso de agua encima la mesita de noche.

Una noche que había cenado fuerte, le dió mucha sed y medio dormido bebió del vaso, con tan mala suerte que sin darse cuenta se trago el ojo.
A la mañana siguiente, busca que te buscaré el ojo y este no aparecía por ningún lado. Cogió el de recambio y se fue al cuartel.
Una vez allí, le dio necesidad de ir de vientre: Fue al retrete, aprieta que te apretaré y nada, no había manera de evacuar.
Desesperado el hombre, llama a un recluta que pasaba por allí, y le dice: -¡¡Recluta!! mírame que carajo tengo en el ano que no puedo evacuar. El recluta sorprendido responde: pero mi teniente no se si yo..... Nada recluta, ES UNA ORDEN.
Se baja el pantalón el teniente, el recluta que se agacha, separa las dos nalgas y cuando se dispone a mirar, se encuentra con que el ojo de cristal lo está mirando a el y exclama sorprendido:
-¡¡Caramba mi teniente en su #ulo hay gente!!!!!!!

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada