Tatuajes raros

Chistes varios Como obstetra, a veces veo raros tatuajes cuando trabajo en la sala de partos. Una vez me encontré con una paciente que tenía un tipo de pez tatuado en el abdomen.
- Qué bonita ballena  le comenté.
Con una sonrisa me respondió:
-Antes era un delfín.

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada