Chistes de ancianos - Estacionamiento prohibido

-El otro día fui a un edificio público a presentar una documentación, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.

Chistes de ancianos-Cuando salí, un policía local estaba poniendo una multa por estacionamiento prohibido. Rápidamente me acerqué a él y le dije:

-¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos…!
Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con un jubilado…

-Me ignoró olímpicamente y continuó rellenando la nota de la infracción.

-La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza.

-Me miró fríamente y empezó a llenar otra nota alegando que, además, el vehículo no tenía la pegatina de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un cabrón, que le habían dejado entrar en la Policía porque no servía para otra cosa…




Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada