Chistes de ancianos - Donaciones



En un hogar geriátrico, los ancianos deciden hacer un evento humanitario, se reúnen y uno de ellos dando el ejemplo dice:

- Cuando yo muera donaré mis ojos.

- Otro viejito dice:

- Yo quiero donar mi hígado.

- Y así, cada uno de los hombres que se encuentran en la reunión van diciendo lo que quieren donar cuando se mueran, hasta que le llega el turno a mi abuelo Julian.
Chistes de ancianos,
-  Todos quedan en silencio y finalmente mi abuelito dice:

- Cuando yo muera, donaré lo que más he querido en mi vida: donare... ¡mi pene!

- El coordinador de la reunión se levanta de su silla, y aplaudiendo dice:

- Que gesto tan maravilloso, que generosidad, que desprendimiento... demos todos un gran aplauso a don Julian...

- Todos los presentes se ponen de pie, aplauden, y con el fin de hacer más cálido el homenaje, empiezan a gritar en coro:

- ¡Que se pare! ¡Que se pare! ¡Que se pare! ¡Que se pare!...

- Mi abuelo agradecido y esbozando una gran sonrisa Dice:

- Un momento muchachos; ¡Que si se para, no lo dono!




Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada