Chistes de ancianos - El disparo


-Tía Amparo era una mujer de 93 años que estaba particularmente afectada por la muerte reciente de su marido. 

Chistes de ancianos-Ella decidió suicidarse y unirse a él en el más allá.

-Pensando que lo mejor para ella sería acabar rápido con el asunto, buscó la vieja pistola del ejército que utilizó su marido y tomó la decisión de dispararse un tiro al corazón, ya que estaba partida por el dolor de su pérdida.

-No queriendo fallar el tiro a un órgano vital y convertirse en un vegetal y una carga para sus familiares, llamó al consultorio de su médico de cabecera para preguntarle adónde se encontraba exactamente su corazón.

-El Doctor le contestó: 

- "Doña Amparo ¡qué pregunta! ... su corazón está justo debajo de su seno izquierdo".

-Y así fue como la querida tía Amparo... ¡Se jodió la rodilla!



Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada