Chistes de borrachos - ¡Ábranme la puerta!


-Había una vez un borracho que llega a su casa a las tres de la madrugada y toca el timbre.
Chistes de borrachos
-¡Ábranme la puerta! ¡Ábranme la puerta!

-Y no le abrieron la puerta. Entonces fue al negocio de la esquina y pidió prestado un teléfono, y dice:

- Buenas noches, ¿está José Luis?

-Y le responden:

- No, él no está.

-Y dice:

- ¡Cómo diablos quieren que esté si no me quieren abrir la puerta!

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada