Chistes de infidelidad - Pesando


-Viene un señor a comprar un lechón a un establecimiento rural.

Chistes de infidelidad- Buen día, ¿tiene un lechón mediano?

-El dueño trae uno, lo da vuelta y le empieza a besar la pansa, mira al cliente y dice:

- Este pesa 15 kilos!

-El cliente dice:

-Pero no puede ser, no me diga que lo adivinó!

-No aquí en el campo no precisamos balanza, pesamos de esta forma.

- No puede ser-dice el cliente.

- Sí, mire, hija mía ven acá, ¿cuánto pesa este animal?

-La hija viene, le da besos en la panza, y dice:

- Pesa 15 kilos.

- Pero no puede ser-dice el cliente.

-El hombre le dice:

- Mire, mi mujer no está aquí, pero para que vea la vamos a llamar y usted va a ver. Hija llama a tu madre.

-La hija se va y a los 5 minutos vuelve y le dice al padre:

-Papá, mamá no puede venir ahora porque está pesando al jardinero.

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada