La culpa es del gato


- Un tipo vuelve a su casa después de haber estado con su amante y mientras se estaba arreglando se ve un terrible rasguño. Preocupado, entra a la casa y justo ve pasar al gato.  

Chistes de infidelidad, - Entonces le da una patada muy fuerte y el gato sale volando y chillando: "MIAAAUUUUU, ¡MIAAAUUUUU! AAAAAAAA ¡MIAAAUUUUU! 

- Entonces viene su mujer corriendo y le dice: 

- "¿Pero, querido, qué pasa?"

- "Nada, este gato que me ataco y me rasguñó."

- "Sí, mi amor, mátalo, mátalo, que a mí me dejó un terrible chupón en el cuello."

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada