El psicologo


Cierto día, el ascensor de nuestro edificio falló y nos dejó a varios inquilinos atrapados. Como vi un letrero en el que aparecían dos números telefónicos de emergencia, marqué el primero de ellos y expliqué nuestra situación.
Chistes de vecinos,

Después de lo que pareció ser un silencio muy prolongado, la voz del otro lado de la línea dijo:

—No sé qué espera que haga por ustedes; yo soy psicólogo.

—¿Psicólogo? —respondí—. Su teléfono aparece aquí como un número de emergencia. ¿Nos puede ayudar?

—Bien —dijo finalmente en un tono mesurado—. 
¿Cómo se sienten estando atrapados en un ascensor?

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada