La discusiòn


Tras una fuerte discusión, mi marido y yo dejamos de hablarnos durante varios días. Por fin, al tercero, me preguntó dónde estaba una de sus camisas.

—¡Vaya! —respondí—. Conque ahora sí me diriges la palabra.

Él se quedó mirándome con expresión confundida y dijo:
Chistes de matrimonios,
—¿De qué estás hablando?

—Qué, ¿no te has dado cuenta de que llevamos tres días sin hablarnos?

—No. Sólo pensaba que nos estábamos llevando bien.

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada