Chistes varios - Lucha olìmpica

La medalla de oro, en la lucha olímpica, sería disputada entre un ruso y un Argentino.
Un día antes de la final, el entrenador Argento le advierte a su pupilo:
--Este ruso tiene una llave especial: la Pretzel. A todos a los que se las ha aplicado tuvieron que rendirse y ser llevados al hospital, porque no hay escapatoria. Así que, por ningún motivo dejes que te la aplique. ¡Si te la hace, ahí termina todo!
El día de la final, el encuentro comienza.
Chistes varios

El argentino y el ruso dan vueltas y más vueltas, tratando de encontrar el mejor modo de atacarse. En eso, el ruso ataca y le aplica a nuestro luchador la temida Pretzel.
La multitud se decepciona y el entrenador, que no puede mirar, se cubre la cara.
De pronto, el gentío grita.
El entrenador mira y ve que su discípulo levanta al ruso y lo tumba.
"¡Espaldas planas! ¡El Argentino gana"!
El árbitro lo declara vencedor con la medalla de oro y la multitud ruge.
Más tarde, en los vestuarios, el entrenador le pregunta al ganador:
--Oye, ¿Cómo la hiciste para salirte de la Pretzel? ¡Hasta ahora nadie lo ha podido hacer!
--Cuando me aplicó la Pretzel ya iba a rendirme. Pero, de pronto, abro los ojos y veo un par de bolas. En aquel momento, con las últimas fuerzas que me quedaban, mordí esas bolas tan fuerte como pude".
--¿Y..., entonces?
--¿Sabe una cosa, entrenador?: ¡No tiene la menor idea de la fuerza que uno adquiere cuando se muerde las bolas!
Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada