Persecución

Tras una persecución a alta velocidad, a Vlad lo detiene un oficial de policía.

—¡Ésta es la mayor diversión que he tenido en todo el día! —exclama el oficial—.
Chistes de policías,  Si me da una buena excusa, no le daré una multa.

—Hace tres semanas —le explica Vlad—, mi esposa me dejó por un policía.
 Así que cuando vi que usted se acercaba en su auto, 
¡creí que trataba de devolvérmela!

Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada