Fuerza de voluntad


- El joven y apasionado marido hacía objeto a su mujercita de continuas muestras de amor.

- Cansada ella de las asiduas demandas de su esposo, le dijo un día:

Chistes de matrimonios- “Deberías tener la fuerza de voluntad del compadre Sabatino. Él dejó de beber. También tú deberías dejar de pensar sólo en el sexo”.

- El muchacho se disgustó bastante. Le dijo a la muchacha que para demostrarle que él también tenía fuerza de voluntad, ya no la molestaría más. Y para cumplir lo dicho se fue a dormir en la otra recámara. 

- Pasó un día. Pasaron dos. Pasó una semana.

- A los diez días, la mujercita llamó tímidamente a la puerta de la recámara donde dormía su marido y le dijo con humildosa voz:

– “Jesús: El compadre Sabatino ya volvió a tomar”.


Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada