Un amor especial


- Rodrigo entró al bar, se sentó en su lugar favorito. Después de los saludos de rigor, le comentó a sus amigos:

-  Mi mujer me ama como jamás ninguna mujer amó a un hombre.

-  Ah, ¿sí? Y por qué che? - preguntó el cantinero.
Chistes varios,
- Bueno, la semana pasada pedí dos días por enfermedad en el trabajo. 

- Mi esposa estaba tan nerviosa y contenta de tenerme en casa, que cada vez que venía el lechero, el portero o el cartero, salía corriendo a la calle agitando los brazos y gritando "¡mi marido está en casa, mi marido está en casa!" 




Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada