Chiste: Prohibido pegar anuncios

Chiste: Prohibido pegar anuncios
Chiste: Prohibido pegar anuncios, hace unos años, en un pequeño pueblo la población enloqueció y se dedicó a la sodomia, la perversión, el sexo en sus múltiples variantes, además de a las drogas y todo tipo de vicios y placeres no cristianos.

Hace unos años, en un pequeño pueblo la población enloqueció y se dedicó a la sodomia, la perversión, el sexo en sus múltiples variantes, además de a las drogas y todo tipo de vicios y placeres no cristianos. 
Obviamente esto alarmó al párroco, quién se decidió a solicitar ayuda a las más altas instancias eclesiásticas: llamó al Nuncio del Vaticano.
 Y este se presentó en el pueblo:

-Nuncio, este pueblo va directo al infierno.
-Esto lo arreglo yo, por la Gracia de Dios.

Y el Nuncio salió a la calle proclamando a gritos:
-¡¡PERVERTIDOS!! ¡¡CONVIERTANSE AHORA QUE ESTAN A TIEMPO!!


Y todo el mundo comenzó a perseguirle, lanzándole piedras, escupitajos, golpeándole con palas, hazadas... Y el nuncio comenzó a correr, huyendo. Y no tuvo otra idea que doblar en una calle para despistar a la masa enfurecida, encontrándose, cual sería su sorpresa, en un callejón sin salida. 

El nuncio se arrodilló frente a la masa, rezando y preparando su alma, cuando observó sorprendido que nadie lo agredía ya.

 No sabía a que se debía este cambio de comportamiento. 

Se dio vuelta y pudo leer en la pared que cerraba el callejón:

"PROHIBIDO PEGAR ANUNCIOS"
Compartir en Google Plus
Comparte este chiste en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada