A veces es mejor quedarse calladito