Las palabrotas no son lo que parecen.