¿Se salvó mi esposo?