Soy demasiada Carne para tú cuchillito