Su enfermedad no tiene cura