Todos tenemos un amigo feo que se viste bien