Dios creó y satanás lo malogró