El hombre mujeriego es como la diabetes