El ladrón, el loro y Jesús