Perdón por decirte amarga y fea