No hay magia en la relación