Tener la última palabra.