Todo político aspira convertirse en Mickey Mouse