Triunfó la ley y la justicia