Chistes de médicos - El humo