Cura y alcalde asustan a profesor ateo