Cura nervioso en su primera misa