Un gato maullaba y ningún ratón se dejaba atrapar