Chistes de curas y monjas - La cuenta del hospital