Curita tímido en su primera misa